Derechos Humanos, medio ambiente y dignidad humana
El derecho a la salud   
La Constitución de la OMS (Organización Mundial de la Salud) establece que el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano. Con todo, millones de personas en todo el mundo no pueden accederá adecuados servicios sanitarios.
El derecho a la salud no debe entenderse únicamente como el derecho a estar sano, significa que los gobiernos deben crear las condiciones que permitan a todas las personas vivir lo más saludablemente posible. Estas condiciones no sólo abarcan la disponibilidad garantizada de servicios de salud y la atención oportuna, sino también los factores determinantes de la salud, como el acceso al agua potable y a saneamientos adecuados y el suministro suficiente de alimentos sanos y nutritivos. Además, incluyen condiciones de trabajo saludables y seguras, vivienda adecuada, condiciones sanas en el medio ambiente, y acceso a la educación e información sobre cuestiones relacionadas con la salud.  
El derecho a la salud está consagrado en tratados internacionales y regionales de derechos humanos y en las constituciones de países de todo el mundo. Al igual que todos los derechos humanos, el derecho a la salud impone a los Estados tres tipos de obligaciones:
  • Respetar. Significa simplemente no ingerir en el disfrute del derecho a la salud (“no perjudicar”).
  • Proteger. Adoptando medidas para impedir que terceros (actores no estatales) interfieran en el disfrute del derecho a la salud.
  • Cumplir. Poniendo en práctica medidas positivas para dar plena efectividad al derecho a la salud (por ejemplo, adoptando leyes, políticas o medidas presupuestarias apropiadas).   

Muchas de las actividades están enfocadas a preparar la realización de un clipmetraje, y el plazo de presentación de estos finaliza el 17 de febrero.
 
Page generation time: 0,1249596 seconds
Query time: 0,0312564 seconds
GC Memory: 19616 KB
Viewstate Size: 10 KB